feb 24, 2014
Cruz

Mamá no se pone mala

En este invierno ciclogénetico que estamos padeciendo, los virus han anidado en nuestras casas como las pelusas al final del pasillo. Se han hecho fuertes y nos llaman de tú. Pero a nosotras, sólo nos importa lo que les puede pasar a los pequeños de la casa. Bueno, a algunas…

mamá no se pone mala

Por eso, quiero levantar una lanza por esas madres Breakheart que pese a sufrir los mismos síntomas que el retoño;  no van al médico, se auto-medican y se aguantan en el trabajo (que es ahí donde la fiebre se pasa mejor).  Sois un caso de estudio por parte de las farmacéuticas y laboratorios, porque han encontrado un filón con vosotras.  Las ratas de laboratorio tienen mejor calidad de vida que vosotras y ellos lo saben. Quieren conocer vuestro nivel de resistencia y os van a proponer para cambiar ratas por mamás en los próximos ensayos clínicos.

Bromas aparte, confieso que yo no soy de ese grupo de supra-hembras dotadas de un poder claramente fuera de este mundo. En mi caso, la automedicación es el pan de cada día y el que está a mi lado siempre está informado de mi situación física (aunque le importe un cuerno).No lo puedo evitar, todo lo que me pasa lo tengo que contar (no vaya a ser que se me quede dentro y me haga bola). Por eso un blog y por eso el wasup.

Me gustaría deciros que soy una chica fuerte, que está ahí cuando sus hijas sufren algún virus, pero no sería cierto. Para mí,  la enfermedad de mis hijas es mi enfermedad, me lo tomo como algo personal y si no sufro los mismos síntomas, los mimetizo. Puedo pasar por una fiebre, una cagalera, dolor de oídos y vómitos en un mismo día sin casi despeinarme. Eso sí, ellas se toman su Apiretal y su Dalsy y mano de santo. Yo me tomo mi  ibuprofeno600 y no me puedo mover en dos semanas. ¡No es justo! ¿No hay dalsy para mayores? ¿Qué cantidad me tendría que tomar para que me hiciera el mismo efecto?

Otra duda que me inquieta es que si ya he pasado más de cinco virus gástricos, ¿Cuántos me quedan por sufrir? Son auténticos grenmlis,¡ se reproducen y cada vez son peores!

Con tantos síntomas, uno detrás de otro, la realidad es que tu cuerpo no llega a recuperarse nunca, si a eso le añadimos que cada mes vienen a revolucionarnos las hormonas,  ser madre se convierte en una enfermedad crónica durante los meses de invierno.

Yo por mi parte, ya lo he dicho, si alguien quiere aprovechar este espacio para quejarse de algo es su momento. A mí, me ha venido muy bien y la verdad es que me siento mucho mejor. No es como el Dalsy, pero ayuda.

Animated Social Media Icons Powered by Acurax Wordpress Development Company